microplásticos

Microplásticos: qué son y cómo afectan a tu salud

Cuando hablamos de plástico y contaminación lo más habitual es que nos vengan a la cabeza las toneladas de residuos que producimos día a día. Sin embargo, hay un plástico “invisible” del que prácticamente no nos percatamos. Se trata de los microplásticos, partículas diminutas de plásticos presentes en los cosméticos, los productos de limpieza, la ropa…  En este artículo, te explicamos qué son los microplásticos, dónde se encuentran y cómo afectan al medioambiente y a tu salud.

¿Qué son los microplásticos?

Los microplásticos son partículas muy pequeñas de materiales plásticos. Aunque no existe un consenso sobre a partir de qué tamaño se pueden considerar microplásticos, según la Administración Oceánica y Atmosférica, estos tendrían unos 5 mm de tamaño o menos.

En función de su procedencia, los microplásticos pueden dividirse en dos grandes grupos:

  1. Microplásticos primarios: son aquellos plásticos producidos en forma diminuta con la finalidad de complementar otro producto o como aditivo. En este grupo encontraríamos los plásticos presentes en los exfoliantes, los dentífricos, el maquillaje…
  2. Microplásticos secundarios: son los que proceden de la degradación o separación de otros materiales como botellas, bolsas, neumáticos…

Estos fragmentos de plástico cada vez están más presentes en el medio y, debido a su tamaño, es frecuente que terminen en nuestro cuerpo y en el de muchos otros animales. De hecho, se han hallado microplásticos en más de 200 especies de animales, muchas de las cuales están presentes en nuestra dieta.

microplásticos

Microplásticos en los alimentos

Tal como ya hemos explicado, los microplásticos están presentes en los organismos de multitud de especies y, por lo tanto, en multitud de alimentos. Según investigadores de la Universidad John Hopkins, en Estados Unidos, cualquier persona que consuma marsico habitualmente, ingiere unos 11.000 microplásticos al año. Además, en un estudio publicado por Greenpeace, se detectó que el 90% de las marcas de sal que se consumen en todo el mundo, contienen microplásticos. También se han encontrado residuos plásticos en productos como la miel, el azúcar, la cerveza o el agua.

Pero no solo consumimos plásticos cuando nos alimentamos: hay microplásticos presentes en el aire que pueden estimular la producción de sustancias inflamatorias a nivel pulmonar.

En un estudio realizado por el Hospital del Mar de Barcelona, se detectó la presencia en el cuerpo humano de más de 20 substancias relacionadas con el plástico, la mayoría de ellos ftalatos y fenoles, aditivos que se usan para aumentar la flexibilidad y la resistencia de distintos productos. Estas substancias las podemos encontrar en adhesivos, tintas, cosméticos, productos de limpieza, enjuagues bucales, desinfectantes, fertilizantes, téxtiles, papel, utensilios de cocina… La lista es interminable.

Cómo afectan los microplásticos a nuestra salud

Aún no hay estudios concluyentes sobre el efecto que los microplásticos y los residuos plásticos tienen en nuestra salud. Sin embargo, ya en 2016, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria puso el foco sobre ellos por considerarlos un riesgo emergente. Y en 2019, la Agencia Europea de Sustancias Químicas propuso restringir la utilización de microplásticos en detergentes, cosméticos o productos agrícolas.

Lo cierto es que, por su pequeño tamaño, los microplásticos pueden pasar desde los intestinos a la sangre, tejidos y órganos. En algunas observaciones en animales, se ha visto que se acumulan en el hígado, los riñones y los intestinos, aumentando la oxidación y la toxicidad. 

Disruptores endocrinos

Uno de los principales riesgos de estas substancias que entran en contacto con nuestro organismo es que se trata de disruptores endocrinos, es decir, que tienen la capacidad de impactar en nuestro sistema hormonal y pueden estar relacionados con alteraciones metabólicas como la diabetes o la obesidad, y con problemáticas relacionadas con las hormonas sexuales como el crecimiento y la fertilidad. 

Los disruptores endocrinos pueden estar presentes en productos de higiene personal, ambientadores, ropa, juguetes, electrodomésticos… Por lo que es importante que uses alternativas sostenibles y saludables.

Si quieres saber cómo reducir el impacto de los microplásticos, no te pierdas el siguiente artículo, en el que encontrarás 10 consejos para reducir los microplásticos en tu día a día.

¡Únete al movimiento #ZEROWASTE!

¡Deja de fomentar el uso de plásticos en tu día a día!. Mira nuestros productos zero waste y síguenos en Instagram y Facebook para enterarte de nuestras novedades y promociones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.